martes, 28 de junio de 2016

Sustancia poética.



Salve poema, invitación sincera
con olor a viva respuesta.
Transmitida emoción de corazón.

Quieres creer en ella, la inmortal poesía
insistente fe esperanzada
y utopía sin temor. ¡Es tu verdad.!

Dices no, al eco de la emoción.
Heraldo del momento.
Y sí a versos con sustancia.
Sin censor ni represión.

Pescas olas, en la ambigua mar confusa
del lenguaje. Ojala lleguen a poema
con pasión e intensidad.

Llenas silencios e imposición de olvidos
con palabras libres en todos
compartidas con piedad cual bendición.

Dices no, al eco de la emoción.
Heraldo del momento
Y sí, a versos con sustancia
sin censor ni represión.

martes, 21 de junio de 2016

Espantando moscas con el rabo (video)

video




Espantando moscas con el rabo.


Siento las amenazas 
como quien oye llover,
y me exilio a un país 
que usa mis zapatos
y cabe en mis camisas. 

Esas del armario del final 
de la escalera de los sueños.

Feliz en la insumisión 
al discurso del miedo,
practico la lengua de las vacas 
que pacen prados imaginarios,
y espanto las molestas moscas
con el rabo de mis poemas.

domingo, 12 de junio de 2016

DE REPOSO HASTA EL CUATRO DEL DIEZ.

El fuerte viento no desplaza
las pesadas nubes metálicas
El niño mueve a voluntad
las blandas montañas livianas
Unas gruesas palabras sepultan
voluntades hasta la asfixia
y me cortan la respiración
tus leves abrazos de algodón

Aire mineral dobla el collar
mar metálico de blando hierro

Restos de alcohol y palabras deshojadas
edificios de azúcar y cielo de hormigón
del libro-árbol de la falsedad impostada

Tus palabras acarician
mi caótico panorama
besan el cuero interno
y llenan su frío vacío

Deseo una caricia más de tu mirar soñoliento
así el sol iluminará entonces todas las cosas
con suave luz otoñal de realidad y esperanza.

Te espero un cuatro de octubre.

viernes, 10 de junio de 2016

PALABRAS Y ORDEN



No supe juntar las palabras, ni encontré su orden.
No pude por tanto pronunciar la frase.
El orgullo paralizador lo impedía.
Perseverar en el error es el camino al descontento.
¿Cómo superar de la humillación la barrera?
¿Quién apartará las vendas
para que se pierdan los ojos en el luminoso azul?

El poema, emoción saltarina y gozosa profundidad
altera brevemente el orden preestablecido
dotando de brillo fugaz el apagado rescoldo.
Luego el tiempo del desaliento vuelve
con terquedad de constante ley física inviolable.

Mas algo aunque leve ha cambiado.
Aún se puede esperar una leve brisa que viene
del salvífico orden de las palabras con amor juntas.
El poeta que sabe que puede decir
aunque no exactamente lo que dice
conoce que otro tiene las llaves del momento
e interpreta cada hora según la hora necesita.
Leer poético, luminosidad interior creada
a veces sutil y otras luz fulgurante que ilumina
el patio oscuro en los días de horas amargas.

El enigmático orden de las palabras y las horas.